LICITACIÓN DEL LITIO, UNA MALA POLÍTICA PAÍS

LICITACIÓN DEL LITIO, UNA MALA POLÍTICA PAÍS

Por Jorge Pozo, Editor Gral. Radio Nonguén – . De acuerdo a la actual Constitución, el Estado tiene el “dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible” (art. 19 N° 24) de los minerales en el territorio de la República. Del mismo modo “para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales..” (art 1° Pacto Internacional de Derechos Civiles y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, integrante de la institucionalidad chilena).

El litio es estratégico por sus características que le permiten uso en almacenamiento de energía (baterías), eficiencia energética, por permitir aleaciones livianas de amplio uso en equipos de transporte, y su utilización en energía nuclear como generador de tritio (isotopo radiactivo del hidrógeno), base de procesos de fusión nuclear.
El norte de Chile posee un porcentaje importante de la reserva de litio mundial, por lo que se puede concluir que su explotación y conversión en productos finales; baterías, aleaciones livianas, partes y piezas de equipos de transporte, explotación y comercialización controlada de litio 6 precursor de tritio, permitirían a Chile disponer de una industria que ponga al país en ruta de cambio de la actual matriz productiva extractiva básica en manos de capitales privados, hacia la confección de productos finales de alta gama y creciente uso en el mundo, en manos de todos los chilenos, lo que sin dudas se transformaría en progreso para nuestro pueblo.
Sin embargo el actual gobierno en un acto de absoluto desprecio por la soberanía del pueblo sobre los recursos naturales del país expresada en la Constitución vigente, ha decidido llevar adelante una licitación internacional por 400 mil toneladas del mineral, amarrado a contratos a 30 años plazo. Lo hace al final de un mandato a lo menos desastroso, impidiendo con ello que sea la Convención Constituyente, quien en el nuevo texto defina las bases que controlarán la explotación de nuestros recursos naturales y sus beneficiarios, sin dudas, el pueblo de Chile.
Jorge Pozo Monardes – Radio Nonguén