ECOLOGISTAS EN ACCIÓN: JÓVENES DE CONCEPCIÓN REALIZAN LIMPIEZA DE INMEDIACIONES DE RESERVA NONGUÉN

ECOLOGISTAS EN ACCIÓN: JÓVENES DE CONCEPCIÓN REALIZAN LIMPIEZA DE INMEDIACIONES DE RESERVA NONGUÉN

Informe limpieza camino a Reserva Nonguén y Puente Lara – La Reserva Nacional Nonguén es uno de los últimos remanentes de bosque nativo en la región del Bío-Bío, albergando especies de flora y fauna nativa y endémica de Chile. Esta reserva tiene la gran ventaja (o desventaja) de ser de extremadamente fácil acceso ya que está prácticamente dentro de la ciudad, por lo que es accesible incluso a pie, esta se encuentra tan solo a 11.1 km de la Universidad de Concepción.

El camino a la reserva se acompaña de una gran intervención urbana junto con nuevas construcciones, por lo que es un sitio con transito continuo desde y hacia a ella, CONSERVANDO aún UNA gran cantidad de vegetación sobre todo en la ribera del estero Nonguén. El estero conecta la reserva con la ciudad, por lo que es un flujo de agua que además actúa como corredor biológico para ciertas especies.

Sin embargo, el camino esta lleno de basura desde la entrada a la Reserva hasta la salida a la población de Nonguén, con distintos sitios donde se encuentra en mayor concentración.

A continuación, el relato de un grupo de Jóvenes de Concepción (Collao, Barrio Norte, entre otros sectores) que realizaron actividades de limpieza en las inmediaciones del Santuario de la Naturaleza, en dos ocaciones, Abril y Mayo del año en curso:

Uno de los sitios más afectados es el Puente Lara, donde se permite el acceso publico a la orilla del estero ya que es fácil bajar por los lados del puente. La poca fiscalización del lugar y la irresponsabilidad de las personas ha provocado que la orilla del rio se transforme en una zona de fogatas ilegales (ya desmantelada) y un verdadero basural. En las fotos no se aprecia la cantidad de basura, ya que se encontraba entre los arbustos, enterrada en la tierra, bajo el puente, en la ladera del río, a donde uno mirara se podía ver basura. Había de todo: envoltorios de coyac y comida chatarra, condones, toallitas higiénicas femeninas, empaques de tortas, latas de cerveza y bebida, botellas de vidrio de pisco y vino, botellas plásticas, bolsas, plumavit, entre muchos otros.

Es destacable la cantidad de desechos de “carrete” por lo que hay una clara tendencia de quienes podrían ser los responsables del 70% de la contaminación. Además, luego de la primera limpieza volvimos para limpiar el camino Nonguén y ya había basura nueva en el puente (otra vez, de carrete). La situación que encontramos en el camino es básicamente la misma, repleto de basura dispersa entre la vegetación con ciertas zonas de aglomeración donde nuevamente la mayor cantidad de desechos eran de “carrete”.

Lamentablemente, la cantidad de basura era más que nosotros por lo que el inicio del camino no pudo ser limpiado en su totalidad ya que por temas de logística (vamos en bicicleta de manera independiente), cansancio y horas que ya llevábamos, quedo un poco de basura.

Como grupo de amigos queremos seguir realizando esta y otras instancias para mantener el lugar limpio, pero es esencial que los habitantes y autoridades de la zona se manifiesten en contra de estas negligencias. Es inconcebible que en zonas tan cercanas a un patrimonio natural este en estas condiciones de descuido y suciedad. Alguien tiene que hacerse cargo, debe haber fiscalizaciones y sanciones a todo aquel que ensucie, pero al mismo tiempo necesitamos urgente una educación ambiental desde temprana edad para evitar este tiempo de situaciones.

Tenemos que educar a los responsables que lo más probable es que sean personas jóvenes y adultos que no poseen una conexión con nuestra naturaleza y no la respetan. Es fundamental el acercamiento de las personas a la importancia de los ecosistemas sanos y la basura es uno de los problemas más grandes de hoy en día pero con acciones de cada uno podemos mitigarla.

Se debe entender la responsabilidad que tenemos frente a nuestras acciones y todo lo que hacemos posee un impacto, es nuestro deber cuidar nuestro entorno e incentivar a los demás a que lo hagan.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *