Deforestación Mundial que no cesa ni en pandemia

Deforestación Mundial que no cesa ni en pandemia

Deforestación que no cesa ni en pandemia: creció un 12 % en 2020

 

Origen DW

Editado por Radiononguen.

Incluso en nuestro país Chile, y pesar de la pandemia de coronavirus, la deforestación no ha dejado de aumentar, según un análisis que recoge Global Forest Watch con los países más afectados, cinco de ellos en América Latina.

    

Bolivien Amazonas Waldbrände in Region ChiquitaniaPara Daniel Larrea, coordinador del programa de Ciencia y Tecnología de Conservación Amazonía, “es difícil separar el impacto de las restricciones debidas al COVID-19 de los procesos socioeconomicos e inversiones que ya se venían dando en las tierras bajas de Bolivia”.

Diversos pueblos originarios latinoamericanos lo advirtieron durante el pasado año. Mientras la humanidad permanecía encerrada en sus casas durante meses, restringiendo al máximo sus actividades para luchar contra la pandemia del coronavirus, sus territorios se vieron devastados. Sus alarmas fueron ignoradas pero ahora las cifras recogidas por Global Forest Watch sobre la pérdida de cobertura forestal lo confirma.

“Vimos un aumento del 12% en la pérdida de bosques primarios a pesar de que la pandemia y los cierres resultaron en una disminución del 3,5% en la actividad económica en todo el mundo”, dijo a DW Mikaela Weisse, investigadora de Global Forest Watch.

Brasil encabeza la clasificación de los diez países que más bosques primarios perdieron durante el pasado año. La lista también incluye a países como Bolivia, en tercer lugar; Perú, en el quinto; Colombia, en el sexto, y México en el décimo. El reporte apunta a las materias primas como propulsoras de este fenómeno en América Latina. “Vemos el mayor impacto en términos de área en Brasil. También vemos una alta tasa de deforestación impulsada por las materias primas en Bolivia, Paraguay y Argentina, y en menor medida en Colombia”, detalló la investigadora.

A ello, se agregan motivos relacionados con el clima. “Vemos varios lugares con incendios inusuales, brotes de insectos y daños por tormentas que probablemente tengan vínculos con el cambio climático”, apuntó Weisse recordando los incendios de la Amazonía y Pantanal (Brasil). “La mayoría de los incendios son iniciados por personas, pero se escaparon de control este año debido a niveles de sequía no vistos en el Pantanal desde la década de 1970”, explicó. “El Pantanal experimentó un aumento de 16 veces en la pérdida de bosques primarios en 2020 en comparación con el año anterior”, puntualizó.

Infografik Entwaldung weltweit ES

 

Al igual que en 2019, Brasil encabeza la clasificación, en la que Bolivia escala un lugar respecto a la edición anterior, al igual que Colombia.

Ello produjo graves consecuencias. “Casi el 30% de todo el Pantanal se quemó, incluidos varios parques nacionales, lo que provocó muchas muertes y lesiones de la vida silvestre, y es probable que algunos de estos ecosistemas demoren en recuperarse. En la Amazonía también vimos muchos parches de pérdida de bosques debido a incendios escapados, así como una deforestación continua a gran escala para la agricultura y los pastos”, lamentó.

Aún así el presidente de Brasil, Bolsonaro, tiene un apoyo del 30%, se están acercando a un abismo ecológico.

Han elegido salvar la economía antes que la salud, y su entorno.

La investigadora también subrayó el caso de Bolivia. “Tuvo un año de fuertes incendios debido al clima seco y caluroso en 2020, con mucha quema en la Chiquitanía. En 2020 también continuaron grandes parches de deforestación por productos agrícolas en Santa Cruz”, explicó.

Recordemos que Santa Cruz es la región donde vive la elite blanca y mas acaudalada de Bolivia.

“Fue el quinto año donde dicha pérdida superó las 200.000 hectáreas. Esta pérdida de bosque ocurrió en zonas poco usuales, específicamente, la transición entre la Chiquitanía y la Amazonía y otras zonas en la región del Chaco”, agregó a DW Daniel Larrea, coordinador del programa de Ciencia y Tecnología de la Asociación Boliviana para la Investigación y Conservación de Ecosistemas Andino-Amazónicos. “Posiblemente un manejo inadecuado del fuego explique las zonas o puntos calientes de pérdida de bosque que se detectaron durante el 2020”, indicó.

Bosques, entre la extracción y la reconstrucción

No obstante, Weisse alertó que “el mayor impacto de la pandemia en los bosques aún está por llegar, ya que los países intentan reconstruir sus economías y tendrán que decidir si hacerlo de una manera que proteja los bosques o los ponga en peligro”.

“Aunque proteger el ambiente, reforestar, reconstruir y proteger ecosistemas es una de las maneras que la humanidad tiene para evitar futuras pandemias”, recordó a DW Astrid Puentes,  Codirectora Ejecutiva de AIDA (Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente), en el caso de la región no está claro que así sea. “Desafortunadamente lo que estamos viendo es que hacia allá no van los estímulos de crecimiento en América Latina”, advirtió. “Hay una gran tendencia a incluir el extractivismo como una manera necesaria para el crecimiento económico, para justamente rescatar a las economías”, lamentó, apuntando el caso de México, “que empezó la pandemia ya con una situación económica de crecimiento casi cero”.

Goldabbau im AmazonasAmazonía brasileña.

De este modo, señaló que aunque hay fondos para invertir en la protección de ecosistemas y la reforestación, “son excepcionales y menores al impacto de lo extractivo y todavía no están siendo implementados en la proporción que la región necesita tanto en términos de cantidad como en calidad”.

Al contrario, Puentes apuntó a iniciativas que generan preocupación en el sector ambiental. “En México hay un plan de reforestación que se llama ‘Sembrando Vida’ que desafortunadamente ha incentivado más la deforestación ya que se deforesta para después demostrar que se va a reforestar”, criticó. Asimismo, alertó de la promoción de “proyectos gigantes que están mal evaluados y que causarían impactos en la deforestación, como el Tren Maya”.

“Durante la pandemia, el gobierno boliviano impulsó un esquema de entrega de bonos que no fue suficiente para reactivar la economía”, dijo por su parte Larrea, considerando que “el esquema de desarrollo planteado por el gobierno de Bolivia no es muy diferente a los esquemas de los países vecinos, especialmente Brasil”. De este modo, “los planes de desarrollo económico pueden tener un impacto importante sobre los bosques de toda la región”, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *