¿HACHITA O CUARTA? PRESPECTIVAS DEL ACUERDO POR LA PAZ Y LA NUEVA CONSTITUCIÓN

¿HACHITA O CUARTA? PRESPECTIVAS DEL ACUERDO POR LA PAZ Y LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Por Luis Navas Brûlé, Creación Ciudadana.-

…” Y no fue tan verdad, porque esos votos al final
Terminaron para otros con negocios y futuro
Y dejaron a mis amigos tirando piedras“… Adaptación de “El baile de los que sobran”, Autor: Jorge González.

¿Hachita o cuarta o a Los tres hoyitos?
Érase una vez dos niños, Pedrito y Enriquito que jugaban a las polquitas. Entre los dos tenían 11 polquitas. Se necesitaban al menos dos polquitas para jugar. Pedrito quería jugar a “Los tres hoyitos” y Enriquito, “Hachita y Cuarta”. Pedrito tenía 4 polquitas y Enriquito 7. El que tenía más polquitas elegía el juego.
Y jugaron “Hachita y Cuarta”.

Al rato llegó Luchito y quiso jugar, pero no tenía polquitas. Enriquito, generosamente le dio dos. Pedrito (4 polquitas) quería jugar a los Tres hoyitos, Luchito (2 polquitas) quería jugar “Hachita y Cuarta” y Enriquito (5 polquitas), “Hachita y Cuarta”.
Y jugaron “Hachita y Cuarta”. Un rato después llego Ricardito que también quería jugar y tampoco tenía polquitas, Enriquito le dio otra vez dos de sus polquitas. ¿A qué jugaremos preguntó Ricardito? y Pedrito exclamó: ¡A los tres
hoyitos!. Y jugaron a los tres hoyitos.

El Acuerdo Por la Paz Social y la Nueva Constitución

A las 2:25 de la madrugada del viernes 15 de noviembre del año 2019, los timoneles de casi todas las colectividades (excepto del PC) salieron a anunciar un histórico acuerdo para reemplazar la Constitución de Pinochet que regía en Chile desde 1980 y que se nombró “Por la paz social y la nueva Constitución”. Se convocaría a un plebiscito para preguntar a la ciudadanía si estaba de acuerdo con hacer una Nueva Constitución.

El 25 de octubre de este año la respuesta de la ciudadanía fue categórica, un 78% de los ciudadanos dijo que sí quería una Nueva Constitución. Ese mismo 25 de octubre, tras conocerse los resultados, el presidente Piñera dijo: “Este plebiscito
no es el fin. Es el comienzo de un camino, que juntos debemos recorrer para acordar una Nueva Constitución para Chile. Hasta ahora la Constitución nos ha dividido. A partir de hoy, todos debemos colaborar para que la Nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad y de futuro, y que se constituya en la Casa de Todos y en la Ley Fundamental de la República, respetada y legitimada por todos los chilenos”. Hasta aquí, todos quieren jugar a Hachita o Cuarta.

Desde los años 80 cuando se instauró la Constitución de Pinochet y hasta el 14 de noviembre del 2019 se nos dijo que el quorum de 2/3 era el principal escollo para realizar las modificaciones necesarias para cambiarla, también se nos dijo que ese quorum de 2/3 era inalcanzable y nos llenaron de explicaciones acerca de como el tercio minoritario de la derecha bloqueaba una y otra vez los intentos para cambiarla.
Nadie nos explicó el 15 de noviembre por qué se abrazaban de forma tan eufórica los firmantes del acuerdo “Por la Paz Social y la Nueva Constitución” si esta Nueva Constitución debería ser aprobada por los mismos dos tercios inalcanzables hasta el día anterior.

Los datos duros nos dicen que en las elecciones de diputados del año 2017 el pacto Chile Vamos obtuvo el 35,07 % de los votos y que con ese porcentaje obtuvieron el 46,5 % de los cargos. El acuerdo “Por la Paz Social y la Nueva Constitución” contenía la exigencia de elegir a los constituyentes de la misma forma con que se elegían a los diputados y además la “Nueva Constitución” debía aprobarse con dos tercios de los constituyentes. Con esos datos en la mano (35,07 % de los votos y 46,5 % de los diputados) se abrazaban en el Congreso y con ese “acuerdo”
deberíamos jugar. La Derecha llamó a votar Rechazo en el plebiscito y luego tras la derrota en él a alcanzar el tercio acostumbrado para bloquear la Nueva Constitución (52 constituyentes).

¿Terminaremos jugando a Los Tres Hoyitos?

¿Por qué la Derecha accedió a firmar un acuerdo para realizar un plebiscito que consultara si se quería cambiar la Constitución si ellos no querían cambiarla?. Porque ellos impusieron las reglas: los constituyentes se elegirán en la misma cantidad y distribución que los diputados y con el mismo método para asignar los cupos (Método D’Hondt) y además la Nueva Constitución debería aprobarse con un quorum mínimo de dos tercios o lo que es peor, debería poder bloquearse con el
conocido tercio. Los que querían una Nueva Constitución se quedaron con el Plebiscito.

Los que no querían una Nueva Constitución planeaban quedarse con los constituyentes y el quorum. A nivel nacional, Chile Vamos obtuvo 72 diputados, un 46,5 % de los diputados elegidos, suficientes para superar el tercio de bloqueo.

Con esa repartición de polquitas terminaremos jugando a “Los tres hoyitos”.

¿Es posible conseguir un resultado favorable con estas Reglas, La respuesta es Sí.
Existen varias formas de hacerlo e infinitas combinaciones para que ello ocurra. Las más claras son:
– Explicar a la ciudadanía la importancia de asistir a votar para aumentar el número de votos
y lograr que el pacto Chile Vamos obtenga menos de un tercio de los votos.
– Partidos Políticos alineados en una lista única contra Chile Vamos.
– Partidos Políticos agrupados en dos o tres Listas o Pactos Electorales.
– Si esto no ocurre, formar una Lista única de Independientes que obtenga el 90% restante de los votos que no pertenecen a Chile Vamos.

Consideraciones:
Para hacer este análisis usaré los siguientes supuestos:
A las elecciones de constituyentes asistirán las mismas personas que votaron en el plebiscito de octubre y los simpatizantes de Chile Vamos votaran alineadamente tal como lo hicieron en las parlamentarias del 2017.

Votos TOTALES (plebiscito 2020): 7.497.117
Votos obtenidos por Chile Vamos (parlamentarias 2017): 2.341.288
Saldo de votos en disputa: 5.155.829
Chile Vamos contra Lista Única.

En este escenario Chile Vamos obtendría 41 constituyentes, lejos de los 52 que se necesitan para tener el tercio de bloqueo y con 103 constituyentes dispuestos a redactar una Nueva Constitución. Chile Vamos contra tres listas de partidos políticos.
Los dirigentes de los partidos políticos no se ponen de acuerdo y se forman tres pactos electorales que representan el centro y los dos extremos ubicándose los partidos políticos en el tercio con que se identifican:

Votos Totales: 7.497.117
Votos obtenidos por Chile Vamos (parlamentarias 2017): 2.341.288
Votos obtenidos por las otras tres listas: 5.155.829
Los votos obtenidos por los partidarios de la Nueva Constitución se distribuyen en porcentajes similares a los que tuvieron los pactos La Fuerza de la Mayoría, el Frente Amplio y Convergencia Democrática.
Lista 1: Izquierda 2.416.022
Lista 2: Centro Izquierda 1.666.364Lista 3: Centro Derecha 1.073.443
En este caso, Chile Vamos obtiene 51 constituyentes.

Chile Vamos contra una lista de Independientes (40% de votos) y tres pactos políticos.
Votos Totales : 7.497.117
Votos obtenidos por Chile Vamos: 2.341.288
Votos obtenidos por las otras tres listas y en disputa: 5.155.829
La lista de Independientes obtiene el 40% de los votos
en disputa: 2.062.332
Los pactos políticos se reparten en la misma proporción
que en las parlamentarias del 2017 el saldo de los votos
disponibles: 3.093.497

En este caso Chile Vamos obtiene 57 constituyentes y bloquea la Constitución.
Al competir con cuatro listas se produce una dispersión de votos que favorece a Chile Vamos que logra más de los 52 constituyentes necesarios para bloquear la constitución. Es necesario que una Lista prácticamente doble los votos de Chile Vamos para impedir que obtengan el tercio de bloqueo.

La Lista de Independientes obtiene el 90% de los votos disponibles en disputa.
Si la Lista de Independientes obtiene el 90 % de los votos disponibles el pacto Chile Vamos obtiene 49 constituyentes y no puede bloquear la Nueva Constitución.
En estos tres casos: Lista Única, dos o tres Pactos y una Lista que obtenga el 90% de los votos restantes podremos jugar todas las veces que queramos a Hachita o Cuarta.

CONCLUSIONES
Si se quiere respetar la voluntad de la ciudadanía expresada en el plebiscito de octubre, los dirigentes de los partidos políticos tienen una responsabilidad enorme, deben ser capaces de dejar atrás las disputas que los caracteriza y olvidar en esta ocasión sus mezquinos intereses particulares para representar fielmente a quienes los votan.

Las reglas del juego ya fueron dadas, son reglas injustas y si se quiere obtener el resultado esperado hay un desafío gigante, nosotros, los ciudadanos, debemos exigir a nuestros representantes que cumplan nuestro mandato. El objetivo es claro, queremos dejar atrás la Constitución de Pinochet y vivir en una Patria más justa al amparo de una Nueva Constitución que nos una y que nos haga sentir orgullosos de Ella.

Los partidos políticos son necesarios en una democracia sana. Los dirigentes políticos no deben hipotecar su futuro alimentando el descontento popular hacia ellos. Hay momentos en la Historia de los pueblos en que el Pueblo se toma la Historia, si los partidos políticos no asumen su responsabilidad en esta ocasión, los ciudadanos deberemos asumir nuestra responsabilidad. La Nueva Constitución deberá ser escrita por los ciudadanos y la forma es agruparse en una Lista Única de Independientes que consiga los constituyentes necesarios para escribir la Nueva Constitución. No queremos jugar a los tres hoyitos y no queremos tener que tirar piedras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *