Por Danilo Ulloa, Sociólogo – El 25 de octubre de 2020 el 78% de los chilenos votó a favor de una nueva Constitución. Entre los opositores a esta iniciativa salieron a mostrar ejemplos (tan mal buscados) como el caso de Venezuela y otros países latinoamericanos. De hecho, actualmente existe una ola de constitucionalismo en el continente. Cabe preguntarse ¿por qué ocurre todo esto? Personalmente me hubiera encantado ver como ejemplo el caso de la Constitución de Estados
Unidos; porque este sí que fue y ha sido un hito y un batatazo político histórico y mundial.

1) Desde que se reúnen por primera vez hasta su entrada en vigor (1787 – 1789), les tomo
tomó casi dos años redactarla.
2) Eran 13 colonias que luego fueron 13 Estados (13 países) independientes, cada cual con bandera, ejército, ambiciones, intereses y particularidades a defender.
3) En promedio participaron 3 representantes por cada uno de los Estados, con intereses y visiones muy diferentes entre sí, inclusive de diferentes nacionalidades y que, en tiempos coloniales muchas veces guerrearon entre sí, pero lograron ponerse de acuerdo.
4) No existía ningún otro ejemplo de una Constitución en la cual inspirarse, más bien, ellos crearon la primera del mundo y de la historia.
5) Para su entrada en vigor, previamente tuvo que ser aprobada por cada una de las 13 legislaturas estatales, de lo contario no tendría ningún valor.
6) Para ser aprobada, la población exigió 11 Enmiendas que son, hasta el día de hoy, la primera carta de Derechos del Hombre, inclusive, antes que la declaración de la Revolución Francesa, y que forman parte del ADN de los actuales Derechos Humanos.
7) Tuvieron que resolver el problema de la religión, que hasta antes de la independencia
generaba violentos conflictos entre católicos y protestantes, incluyendo la quema de
iglesias por ambas partes. Lo resolvieron garantizando la libertad de culto y un Estado absolutamente laico, sin religión. Es decir, el nuevo país no reconoce ninguna religión como oficial, pero todas pueden ser practicadas libremente.
8) Estaba la cuestión de las vastas tierras al oeste, reclamadas por varios Estados para su expansión (piense en el caso chileno – argentino y la Patagonia), pero en la discusión constitucional predominó la idea de que, las tierras del oeste serían la base para la creación de nuevos Estados y voilá, ahora son 50.
9) Estaba la cuestión de la forma de gobierno. La democracia solo existía como una
curiosidad de la historia más nunca como algo práctico, pero crearon la primera
democracia moderna y funcional del mundo.
10) Estaba la cuestión del poder, cuando lo normal era el poder absoluto reunido en un individuo, rey, tirano o dictador, pero lo resolvieron separando los tres poderes del
Estado, cada uno con un fuerte contrapeso sobre el otro y para colmo, con la democracia en cada uno de ellos.

11) Estaba la cuestión de los gobiernos locales y el gobierno central. Crearon la primera federación moderna, y una escala de gobierno que va desde lo local, estatal y federal. Una absoluta innovación política.
12) Estaba la cuestión de la esclavitud, de hecho muchos de los “padres fundadores” eran esclavistas, por lo que fue realmente un problema mayúsculo. Lo resolvieron
(parcialmente), dejando el asunto en status quo pero delimitaron su comercio y
declararon tierras (futuros Estado), libres de esclavitud.
13) Regresando a nuestro país, según el criterio utilizado por la campaña del “Rechazo”, la constitución de Estados Unidos nunca debió ser escrita ni aprobada. Era una fantasía, una hoja en blanco, una absoluta locura sin asidero alguno por tanto, impracticable.

Actualmente esta carta cumple 231 años de vigencia, sin cambios tal cual fue aprobada. Solo le han incorporado 27 Enmiendas para actualizarla, 12 de las cuales parten con ella desde su entrada en vigor, por tanto, apenas 15 Enmiendas son correcciones posteriores a su aprobación, de estas una fue consecuencia de la Guerra Civil y resuelve para siempre el problema de la esclavitud y dos fueron producto de la intervención de la religión en la política y sus nefastas consecuencias: la Enmienda que declara Estados Unidos un país libre de alcohol (Ley Seca) y luego la enmienda que tuvo que derogarla (por sus nefastas consecuencias).
De lo anterior, para los futuros constituyentes la historia de la Constitución de Estados Unidos es en un valioso caso a estudiar, rica en contenido teórico para inspirarse, rica en contenido práctico para aprender y rica en diversidad, tolerancia, equilibrios del poder, democracia en todos los niveles y rica en poder local. Pero por sobre todo, posee un alto grado de legitimidad, el gran talón de Aquiles de todas las cartas constitucionales latinoamericanas y, por eso estamos como estamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *